La estadounidense Cole Brauer se enfrenta al Global Solo Challenge: la más joven y la única mujer

©Cole Brauer

Nos complace enormemente presentar una nuvea incorporación al Global Solo Challenge. Cole Brauer, originaria de Boothbay, Maine, EE. UU., se convierte en la primera y, hasta ahora, única mujer en participar en este evento. Además, con apenas 29 años, será la participante más joven.

Brauer se enfretará a este desafío a bordo de su Clase 40, ‘First Light’. Su pasión por la vela se remonta a su infancia, cuando exploraba las maravillas naturales de una reserva marina. Su traslado a Hawái para la universidad le abrió las puertas a la comunidad náutica, que la acogió y avivó su entusiasmo por el mar. Su afición por la vela en solitario se encendió a través de una conversación reveladora con su mentor Tim Fetsch y se alimentó aún más con la inspiradora historia de vida de la famosa navegante Ellen McArthur.

Con un creciente interés por la navegación en solitario y una ambición insaciable por convertirse en la primera mujer estadounidense en competir sola alrededor del mundo, el Global Solo Challenge parecía el evento idóneo en el cual inscribirse. La preparación de Brauer se basa en una meticulosa planificación, un sólido apoyo por parte de su equipo y un conocimiento íntimo de su embarcación, ‘First Light’.

Es consciente de los numerosos obstáculos a los que se tendrá que enfrentar, especialmente considerando su inscripción tardía, pero Brauer está acostumbrada a superar los desafíos. Además, la participación de Brauer viene respaldada por un potente mensaje social. Su objetivo es romper con la mentalidad ‘tradicional’ predominante en la vela, un deporte conocido por su dominio masculino. Abogando por un entorno más inclusivo y respetuoso, aspira a inspirar un cambio, fomentando una comunidad que anime y respete a las mujeres navegantes.

La participación de Cole Brauer marca un nuevo rumbo para el Global Solo Challenge. Estamos emocioandos por seguir su desempeño en el evento, ya que ella es el vivo ejemplo de la tenacidad, la resistencia y la ambición que demanda este desafío.

 

¿De dónde viene tu pasión por la navegación?

Cuando era niña, las oportunidades para navegar eran escasas. Cuando las había, resultaban o muy caras (debido a los altos precios de los clubes náuticos) o los barcos simplemente no me atraían porque eran lentos, voluminosos y las clases eran muy estrictas. Crecí en una reserva natural, vagando por la espesa hierba a los bordes de los riachuelos y jugando en el barro mientras observaba la marea. Pasaba mucho tiempo sola explorando la naturaleza. Me fascinaban las nubes, los huesos de animales y ver cómo cambiaba el clima. Me imaginaba como una hada volando por encima de los arroyos, observando cada movimiento, cada soplo de viento que inclinaba las cañas. Cuando me mudé a Hawái para la universidad, lo único que quería era estar en contacto con el agua, sentirme en casa. Entrar en la comunidad de vela de Hawái fue el paso lógico. No tenía idea de que esa comunidad me acogería y me impulsaría a perseguir mis sueños más descabellados.

¿Qué has aprendido de la vela?

La vela me ha enseñado que nunca estoy realmente sola. Pasé años en Hawái lejos de mi familia y sin embargo, nunca sentí nostálgia. La comunidad de vela me enseñó todo lo que había que saber sobre la navegación y las regatas, a la vez que me proporcionaba lecciones de vida. Por ejemplo, nunca hay que olvidar que la vida es increíblemente corta. Puedes trabajar en una oficina durante 40 años y salir de ella deteriorado físicamente, incapaz de hacer las cosas que solías hacer. Pero si aprovechas el tiempo mientras eres joven, el dinero ya vendrá. Tal vez nunca tengas suficiente dinero para considerarte “rico”, pero tendrás lo suficiente para sentirte satisfecho y seguro. Todo es cuestión de mentalidad, y eso me lo enseñó la comunidad de vela.

¿Qué te llevó a la navegación en solitario?

En 2018, estaba cenando con mí mentor, Tim Fetsch, y hablábamos sobre las metas que aspiraba alcanzar en mi trayectoria en la vela. En ese momento tenía 24 años. Tim me preguntó, ¿qué quieres hacer? Respondí que quería participar en la Volvo Ocean Race. Él me dijo: “¿de verdad quieres navegar alrededor del mundo?” Acababa de regresar de ser capitana de guardia en un equipo de siete personas en la Pacific Cup, una regata de San Francisco a Hawái. Dije: “¡Por supuesto!” Me preguntó si había oído hablar de Ellen McArthur. Le dije que no (como no crecí navegando, me faltaban referentes). Luego me envió su libro, ‘Taking on the World’. Lo leí en dos días durante un traslado de un barco. Eso fue todo. Decidí que iba a competir en solitario alrededor del mundo. Iba a hacerlo siendo una mujer de 1,57 m y 45 kg, justo como Ellen McArthur. ¡Y lo mejor de todo es que me encantó mucho más la vela en solitario que con tripulación completa! Había encontrado mi lugar.

¿Qué te impulsó a inscribirte en este evento?

Mi co-patrón, Cat Chimney, me recomendó esta regata porque se alinea perfectamente con mi objetivo final de ser la primera mujer estadounidense en participar en una vuelta al mundo en solitario. Este evento nos dará a mi equipo y a mí cuatro años para prepararnos para el Vendée Globe de 2028, ya con una vuelta al mundo en nuestro historial.

¿Cómo te estás preparando para este evento?

Tengo un equipo sólido que me apoya. Algunos miembros de este grupo están conmigo desde hace años y todos están al tanto de mis metas y aspiraciones. He delineado un cronograma, presupuesto y compartido mis expectativas, manteniendo siempre una comunicación franca y abierta con cada uno de mis compañeros. Sin ellos, sería imposible enfrentarse a este desafío.

¿Cuál crees que será el mayor obstáculo?

El reto más grande será llegar a la línea de salida, ya que nos sumamos al evento un poco tarde en comparación con otros equipos. Cuéntanos sobre tu barco. ‘First Light’ es un Clase 40, anteriormente propiedad de Michael Hennessy y originalmente llamado ‘Dragon’. El barco tiene un pedigrí sólido y ha sido muy bien cuidado desde su construcción. Conozco esta embarcación mejor que cualquier otra en la que haya navegado. Tenemos una comprensión mutua.

¿Tienes la intención de vincular este desafío personal a una causa social?

Siempre he buscado ser la primera mujer estadounidense en dar la vuelta al mundo en solitario. Con este objetivo, espero demostrar que este deporte, tradicionalmente dominado por los hombres, puede ser más inclusivo y moderno. Lucharé contra el acoso sexual, verbal y físico en este deporte, no solo por mí sino también por todas las mujeres tanto corintias como profesionales. Le invito a safesail.org, una organización que está cambiando el mundo de la vela tal como lo conocemos. Logros en vela o palmarés de regatas. Espero que esta regata sea mi mayor logro en vela hasta la fecha.

¿Algo más que quieras añadir?

Quisiera darle las gracias a mi equipo. ¡Gracias por apoyarme antes y durante este evento! No podría hacerlo sin ellos, y eso lo tengo muy claro. Agradezco también a la familia Day; adoro este barco y estoy increíblemente feliz de tener la oportunidad de navegar en él. Si voy a dar la vuelta al mundo, será en un barco que conozco, amo y en el que confío. Agradezco profundamente a mi equipo más cercano por su apoyo; Nunca olvidaré al equipo original y la valiosa contribución que han hecho hasta ahora.

 

Class40 ‘First Ligth’ ©Cole Brauer