Ahora, solo me queda encontrar vientos favorables

Hoy, con un pesar profundo, he desactivado mi tracker de manera definitiva, desvaneciéndome de los radares de la regata. Gracias Marco por permitirme llegar aquí sano y salvo. Me enorgullece haber compartido ruta con marineros excepcionales, que eran mis competidores. Les deseo a todos lo mejor y por supuesto, continúo siguiéndoos y apoyándoos a todos. Que la fuerza os acompañe. El Global Solo Challenge ha sido, para mí, muy educativo. Como si fuera parte de un club de gaiteros lanzando un planeador al cielo, esta experiencia me ha transformado en un pájaro libre. Ahora, emprendo un nuevo rumbo hacia casa, intentando seguir planeando sin estrellarme hasta llegar a mi destino. Conozco bien el puerto al que me dirijo, ahora todo lo que queda es encontrar vientos favorables 😉