Robein prioriza la fiabilidad en su circunnavegación a bordo del X37, «Le souffle de la mer III»

X 37 «Le souffle de la mer III» – ©Louis Robein

El Global Solo Challenge es una gran aventura humana que reúne a navegantes de todo el mundo. Cada uno de ellos tiene una historia y antecedentes únicos. La elección del barco con el que navegan nos dice mucho acerca de ellos; es una decisión personal basada en sus experiencias en el mar y en tierra. A menudo, es un caso de amor a primera vista, como si el navegante y el barco supieran que estaban destinados a vivir grandes aventuras juntos. Durante un viaje alrededor del mundo, como muchos navegantes que ya se han embarcado en esta empresa pueden dar fe, el barco se convierte en uno con el navegante. El barco es un compañero de viaje, un medio para cumplir un sueño, un hogar y el vínculo material que nos une a la tierra de la que partimos y regresamos.

Louis Robein, con sus numerosas participaciones en la Solitaire du Figaro, es un navegante completo, competitivo y meticuloso. Decidió participar en el GSC con el barco que posee desde 2010, centrándose en la fiabilidad y adoptando la filosofía de reutilización y reciclaje promovida por la organización de la GSC. Residente de Lyon, Louis tiene su barco en el  puerto deportivo de Cogolin, en el Golfo de Saint Tropez.

©Louis Robein

 

La elección de su barco fue una coincidencia. «Después de participar en ocho ediciones de la Solitaire du Figaro, la organización, en 2003, actualizó la flota del Figaro I al Figaro II. Para un aficionado como yo, sin patrocinadores, era imposible participar y tuve que abandonar el circuito. Años después, en 2010, decidí comprar un barco más cómodo que aún pudiera satisfacer el placer de ir rápido, un crucero-regata.

Fui al Salón Náutico de París para ver lo que ofrecía el mercado. Por casualidad, me encontré con alguien que conocía en el stand del astillero X-Yacht. En realidad, solo quería ir a ver barcos hermosos pero no pensé que pudiera permitírmelos. Mi conocido, que había competido conmigo en el circuito Figaro en el pasado, me propuso un barco un poco más pequeño que el que pensaba comprar, pero muy hermoso, sólido y con un buen rendimiento. Era un barco usado, de cinco años, un X-37 lanzado en 2005. Fue amor a primera vista y un giro del destino, y lo compré. Con el tiempo, he llegado a apreciar la calidad de los detalles y el placer de navegar en mi barco. Estoy contento con mi elección.»

Los barcos de X-Yachts, fundados por los hermanos Lars y Niels Jeppesen en Dinamarca en 1979, se han convertido en sinónimo de diseño y calidad a lo largo de los años. Los hermanos Jeppesen eran apasionados de las regatas y crearon un producto para los amantes de la navegación «rápida». Después de más de cuarenta años de producción, el astillero cuenta ahora con más de 60 modelos de barcos de vela. El X 37, producido entre 2004 y 2010, cuenta con alrededor de 150 unidades y ostenta tres victorias consecutivas en el Campeonato Mundial ORC 670 de 2008.

X37 » Le souffle de la mer III» – ©Louis Robein

 

El casco de 11,35 metros está construido con una estructura sándwich y un núcleo de espuma sintética de PVC. La quilla con bulbo de plomo proporciona estabilidad al barco. El mástil sobredimensionado, con dos juegos de crucetas, alcanza los 16 metros de altura, lo que hace que el barco sea rápido. El barco, que pesa casi siete toneladas, es estable y potente, con un buen rendimiento incluso en mares agitados.

El aparejo está hecho de varilla Nitronic 50, un acero redondo resistente a la corrosión con excelentes características de alargamiento y carga de rotura. «Para mi viaje alrededor del mundo, navegaré con velas de Dacron, velas sólidas con un tejido clásico para una buena durabilidad. Tendré una vela mayor, un génova enrollable, una trinqueta y un tormentín que puedo montar en la vela enrollable en la proa. Para vientos portantes dispongo de spinnaker con tangón de carbono.»

La cabina cuenta con un capuchón de protección contra las salpicaduras para proteger a la tripulación. Todas las maniobras, incluidas las para tomar rizos, están redirigidas a la bañera y no hay winches en el mástil. «No tuve que cambiar la distribución del barco para navegar en solitario. A bordo de los barcos X-Yachts, hay materiales de calidad y todo es sólido. El carro de la mayor está integrado en la bañera y tengo dos winches, uno a cada lado, para ajustar la vela mayor de casi 44 m2. También navego con personas con discapacidad visual de la UNADEV (Unión Nacional de Ciegos y Deficientes Visuales de Francia) y con personas con poca experiencia; por lo tanto, he organizado el barco para gestionar las emergencias yo mismo. El barco es ágil y agradable; tiene una gran rueda de casi metro y medio para dirigir la gran pala del timón.»

©Louis Robein

 

Louis ya ha completado las 2,000 millas de clasificación requeridas por la organización del GSC para participar en esta vuelta al mundo en solitario. De hecho, dio una vuelta completa al Atlántico, se fue desde Europa hasta el Caribe con tripulación y regresó en solitario. Esta experiencia permitió a Robein conocer mejor su barco y pensar en soluciones efectivas para el largo viaje que tiene por delante.

«El año pasado, durante mi vuelta al Atlántico, pude probar el barco. Decidí instalar dos hidrogeneradores para no tener que mover uno de un lado a otro, una operación que no es fácil de realizar de forma segura. En el interior hay dos cabinas, una en la proa y la otra en la popa, pero para mi viaje alrededor del mundo, transformaré las puertas en mamparos estancos y viviré en el centro del barco, donde también se encuentran la mesa de cartas con los instrumentos de navegación y las herramientas de estudio de la meteorología y la cocina. Dormiré en el salón para estar listo para salir rápidamente si es necesario. He estudiado soluciones orientadas tanto a la utilidad como a la comodidad que no pueden faltar en un viaje tan largo.»

Louis comenzó a prepararse para el GSC con tiempo, lleva trabajando a jornada completa desde septiembre de 2021. Su proyecto es autofinanciado, aunque busca activamente patrocinadores y solo ha recibido algunas donaciones voluntarias. Ha estudiado mucho las diferentes opciones de instrumentos y materiales. Trabaja solo y, ocasionalmente, cinco personas lo ayudan: Jean-Claude, Jean-Pierre, Lionel, Régis y Thierry.

Los principales cambios en su barco han sido únicamente en el equipamiento del mismo: un radar nuevo, un segundo hidrogenerador, un nuevo desalinizador y equipos de comunicación. Nada estructural. «El cableado del sistema eléctrico y la instalación de instrumentos de comunicación, como las antenas de teléfono satelital e Iridium GO para datos, presentaron un verdadero desafío. Tuve que instalar un segundo enchufe para el hidrogenerador. Agregué más bombas de achique en cada área estanca. Sin embargo, priorizo la seguridad sobre el rendimiento. Mi objetivo es completar la vuelta al mundo y, si es posible, competir, pero sobre todo, quiero participar.»

©Louis Robein

 

El nombre que Louis eligió para su barco, «Le souffle de la mer III», expresa la sensibilidad de este navegante, una sinergia entre viento y mar en la que surge el anhelo de una alianza con la naturaleza. Para Louis, es esencial vivir en armonía y respetar la naturaleza, nunca luchar contra ella porque, de todos modos, sería una batalla perdida. «Cuando navegaba en el Figaro, todos tenían que poner el nombre del patrocinador a su barco, en cambio yo, como aficionado, podía elegir. A todos les gustaba «Le souffle de la mer» y me decían que tenía mucho significado, así que incluso cuando cambié de barco, lo mantuve. Para mí, la conexión con la naturaleza es la base de la navegación. Me siento en simbiosis con la naturaleza, me siento a gusto, como si estuviera en mi lugar.»

Cuando se le pregunta sobre su relación con «Le souffle de la mer III», que lo llevará a cabalgar las olas de su sueño, Robein comparte: «Mi vuelta al Atlántico me permitió crear una complicidad más profunda con mi barco. Navegar en solitario nos acercó. Ahora conozco sus fortalezas y debilidades, y me estoy organizando para que sea completamente parte de mí y me refleje. «Le souffle de la mer III» es mi compañera de viaje, y estoy ansioso por llevarla a la línea de salida en A Coruña y comenzar juntos esta gran aventura el 23 de septiembre.»

©Louis Robein